Cáncer de Mama

por | Oct 19, 2021 | Noticias | 1 Comentario

El primer documento escrito en el que aparece el cáncer está expuesto en la Academia de Medicina de Nueva York. Se trata de un papiro al que dio nombre el egiptólogo Edwin Smith y que relata en el año 1.600 AC detalles sobre la enfermedad.

Desde este momento hasta nuestros días, el conocimiento de esta enfermedad en general y del cáncer de mama en particular, ha aumentado de forma notable. Gracias a este conocimiento, en la actualidad la supervivencia a cinco años tras un cáncer de mama alcanza cifras del 90% en Europa.

Papiro Edwin Smith – Academia de Medicina de Nueva York –

El Cáncer de mama tiene su origen en las células epiteliales bien de los conductos o bien de los lóbulos mamarios. Normalmente la enfermedad esta confinada en el lugar de aparición, no presenta síntomas y tiene un riesgo mínimo de metástasis. Sin embargo, si pasa mucho tiempo hasta la realización del diagnóstico médico, el tumor progresará afectando a tejidos próximos, ganglios cercanos e incluso a otros órganos.

En 2020 la Organización Mundial de la Salud indicó la cifra de 2,3 millones de mujeres afectadas por un cáncer de mama y de 7,8 millones de mujeres diagnosticadas con un Cáncer de Mama en los cinco años anteriores. Este es por tanto uno de los procesos neoplásicos más frecuentes en el mundo. Lamentablemente ser mujer es el principal factor de riesgo a padecer un Cáncer de Mama ya que tan solo entre el 0,5 y el 1% de casos de Cáncer de Mama afectan a varones.

Por otra parte, existen algunas mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de padecer Cáncer de Mama. Las más predominantes son las que se localizan sobre los genes BRCA1, BRCA2 y PALB2. Estas mutaciones además pueden transmitirse a la descendencia aumentado así el riesgo en las generaciones siguientes. Esto es así porque el modelo de herencia que siguen estas alteraciones es Autosómico Dominante, es decir, con tener una dosis de la mutación es suficiente para desarrollar la enfermedad.

En los casos hereditarios, en los que en un núcleo familiar existen varias personas afectadas por Cáncer de Mama, el estudio molecular es una herramienta importante en la predicción del riesgo a padecer la enfermedad. El estudio inicial de una persona afectada en la unidad familiar es fundamental para poder localizar la alteración genética causante de la enfermedad y poder ofrecer así consejo genético a los restantes miembros de dicha unidad. Las personas que conozcan su condición genética frente a un Cáncer de Mama Familiar podrán obrar en consecuencia y solicitar una atención médica inmediata que permita localizar la patología en cuanto se produzca, aumentando así la probabilidad de éxito en su tratamiento.

El Cáncer de Mama tiene formas de presentación muy variables por lo que es imprescindible realizarse revisiones médicas periódicas que descarten esta patología.